La patata que toca el cielo

Nadie cultiva más alto la pataca de secano en la Comunidad Valenciana. Y tan sólo en Galicia y Andalucía hay un producto similar. Una patata tardía que se siembra en junio -hacia San Juan- y se recoge para Todos los Santos en los bancales que rodean el Penyagolosa (1813 metros). Su ciclo tardío reduce la floración de malezas y favorece una producción ecológica, libre de pesticidas. "Es el sabor de la patata de antes", explica Priscila Pauner, miembro de la cooperativa agrícola Biopenyagolosa, impulsora de este producto que empieza a ganar terreno en el mercado.

Sabor y mayor tiempo de conservación, son los rasgos que definen a esta pataca que se cultiva en Vistabella. Después de hablar con los agrricultors de la zona y analizar las condiciones del terreno, en Biopenyagolosa han elegido tres variedades más tradicionales como base de su producción: baraaka (blanda, para hacer puchero y caldo), agria (más dura, muy utilizada en hostelería porque mantiene la consistencia al guisarla previamente) y cóndor de piel muy final, ideal para hacerla al horno). Además, están probando con un tipo de patata morada para así atender las peticiones que les han formulado algunos restauradores y a las necesidades de la cocina gourmet.

En el último año se han recogido 25.000 kilos de patata, una producción que a veces no llega a cubrir la totalidad de sus pedidos. Ampliar la cantidad de terreno dedicada a este tubérculo es uno de sus principales objetivos. "Hemos recuperado bancales yermos, tierras que hace 30 o 40 años dejaron de cultivarse por el éxodo rural y apenas quedaba una producción para consumo propio -recuerda Pauner- ahora hay más personas que se preocupan de su terreno y al ver nuestros resultados, arrastramos a la gente mayor que todavía están usando pesticidas para que deje de utilizarlos y que todos los bancales estén limpios, recuperando usos tradicionales que combinados con las nuevas tecnologías pemiten favorecer la comercialización de los productos ". Los terrenos donde se cultiva la patata de Vistabella están certificados por el Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad Valenciana, que de forma periódica realiza las inspecciones tanto de las zonas de cultivo como de los locales.

La pataca de Vistabella se comercializa principalmente en un triángulo geográfico que desde esta localidad se abra hasta la zona costera situada entre Benicarló y Valencia. Se puede adquirir de forma directa en la cooperativa o en los punto de venta de productos naturales bajo la denominación Parques Naturales de la Comunidad Valenciana. Un sello con el que aspiran a expandirse en el mercado ecológico. La trufa y las legumbres son otros productos de referencia de Biopenyagolosa, integrada por 16 productores y unos 60 socios.

No Respuestas to "La pataca que toca el cielo"

    Escriba su comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.

    *