Santi Pérez: "Se debería crear una fiscalidad rural para favorecer la implantación de empresas en el interior".

Santi Pérez es Diputado de Desarrollo Rural y Acciones contra la Despoblación en la Diputación de Castellón y alcalde de Forcall. Tiene claro que sin un compromiso por parte de todas las administraciones es muy difícil que los municipios del interior generan oportunidades. Por ello, aboga por crear mecanismos legales y generar recursos para fomentar la emprendeduría en los entornos rurales.

¿Qué razones daría para animar a invertir en los pueblos de Castellón?

Las mejoras en las comunicaciones, tanto viarias como digitales, han abierto la posibilidad de muchos municipios a contar con iniciativas empresariales, que son muy necesarias en el entorno rural. Allí se encontrarán con un trato más humano, con suelo y vivienda, en general, más baratos y espacios y forma de vida más sostenible. Un componente que aporta valor añadido y debe empezar a formar parte de la responsabilidad social de estas.

De qué tipo de empresas hablaríamos?

Pueden ser empresas de todo tipo, aunque principalmente se podría hablar de empresas de carácter tecnológico, ya que con la llegada de la fibra y el teletrabajo se han roto muchas barreras. Pero también caben profesionales de ingeniería, arquitectura, abogados ... o empresas que apuestan por productos tradicionales con valor añadido y de proximidad, además de sectores tradicionales como ganadería, turismo o energías renovables, por ejemplo. Es cierto que aquellas que tienen un componente de transporte en sus costes, a veces lo pueden tener más difícil por la distancia a los grandes núcleos de infraestructuras, aunque esto se está rompiendo.

Cree que los municipios, por sí mismos, pueden generar negocios?

Los municipios tienen difícil por sí solos generar alternativas. Las legislaciones restrictivas en materia de contratación o la de racionalización de servicios públicos lo han dificultado mucho. En este sentido, los ayuntamientos podrían llegar a generar empleo en el campo de los servicios sociales y en materia de gestión forestal. Aún así, desde las instituciones debemos ser capaces de favorecer el emprendimiento y ayudar a las personas que quieren emprender.

En este sentido, debería contemplarse una fiscalidad rural especial que contemplara ventajas para la apertura de negocios?

Sí, efectivamente. Es algo que venimos reivindicando muchos alcaldes desde hace décadas. Además, creo que es injusto que los municipios y sus ciudadanos, que no tienen los mismos servicios sanitarios, educativos o con menos infraestructuras, pagan los mismos impuestos que los de las ciudades. A menos servicios, menos impuestos; eso sería lo justo. En esta línea, aquí que destacar la nueva medida que ha aprobado recientemente la Generalitat Valenciana sobre las ventajas fiscales en la renta para la gente que viva en los municipios en riesgo de despoblación. Ese es el camino.

Y avances legales para la apertura de negocios?

Esto es muy necesario. Durante muchos años se empezaron a poner figuras medioambientales restrictivas, de protección, para suplir y tapar algunas barbaridades urbanísticas en costa. Esto supuso un freno para muchas actividades ganaderas, muy vinculadas al territorio. No se puede permitir el hecho de que para ampliar o legalizar una granja que ya existe se tarde dos o tres años en el mejor de los casos. Estas figuras restrictivas han por tanto de ser compatibles con la vida de las personas y sus oportunidades. Hace falta que las legislaciones que se llevan a cabo tengan obligatoriamente un componente de reto demográfico. Y por supuesto, hace falta que en los municipios de interior el tiempo burocrático se reduzca al mínimo.

Pero todas estas modificaciones no dependen de la Diputación.

En el reto demográfico quien puede hacer más es el Gobierno por posibilidades en el tema fiscal y a la hora de legislar de manera global sobre el problema. En este asunto hace falta un Pacto de Estado. Pero la Generalitat también tiene mucho a decir. Las dos instituciones están dando pasos importantes en este asunto. En la Comunitat Valenciana por primera vez tenemos la Agenda Valenciana Antidespoblament, con quien nos reunimos mensualmente y a quien le trasladamos todas las necesidades de los pequeños municipios. También, por primera vez, hay un Ministerio contra el reto demográfico. Ahora se están implementando políticas de manera transversal. Nuestro papel es hacer de altavoz y dar visibilidad a los problemas y oportunidades que tiene la ruralidad.

Otro papel que sí puede ejercer la Diputación es mejorar las infraestructuras y la conexión a internet. ¿Qué propone para conseguirlo?

En esto tenemos un reto. Este equipo de gobierno se encontró sin una planificación de mejora de carreteras. Nuestro objetivo es dirigir nuestras acciones a desarrollar las carreteras sobre las que tenemos la titularidad, ya que sin unas buenas comunicaciones viarias se restringen oportunidades a los municipios. En cuanto a la mejora de la conectividad, estamos muy encima de las compañías de telefonía. Por ejemplo, desde Movistar nos han asegurado que pronto se llegará ya a 107 municipios en la instalación de fibra y ante eso estamos vigilantes y reivindicativos. En cuanto al Plan wifi 135 que el anterior equipo de Gobierno impulsó, sólo ayuda a la conectividad en espacios públicos. y esto no es la solución que se necesita. Nuestra objetivo, cuando este contrato venza, es universalizar la conectividad para todos, también para las empresas.

En cuento al turismo, que se debería hacer para obtener un mejor rendimiento del turismo rural?

El turismo es un factor de desarrollo importante en los pequeños municipios. Con la pandemia se ha vuelto a mirar hacía los municipios de interior como un lugar de contacto con la naturaleza y con el rico patrimonio cultural que hay en la provincia. Pero es fundamental que se generan actividades complementarias para aquellos que nos visitan, de esta manera se pueden generar nuevas posibilidades que incrementan la llegada de visitantes.

¿La pandemia es una oportunidad para los pueblos o se trata simplemente de algo de lo que se habla pero que no tiene mucho de realidad?

Actualmente es una realidad. Es cierto que la pandemia ha hecho replantearse la forma de vida a muchas personas, que han visto en la calidad de vida de los pueblos, la proximidad, la cercanía, la naturaleza, una vida más sostenible y en la que todos tenemos nombre. Y por eso han venido a vivir a los pueblos. A la administración le toca también hacer pedagogía en la despoblación, trasladar esa visión positiva ya que durante demasiados años se nos ha estigmatizado. Y la realidad es otra. Por lo tanto, hay que cambiar esa visión cultural y la pandemia ha visibilizado muchas de esas cosas positivas que tenemos.

Usted es optimista respecto a la creación de empresas y puestos de trabajo en los pueblos de Castellón?

Al final todo el trabajo que hacemos las administraciones de mejora de servicios y de infraestructuras, si no va acompañado de puestos de trabajo o implantación de empresas, no valdrá. En todos estos años, los que hemos crecido en los pueblos hemos visto cómo se mejoraban servicios e infraestructuras, pero la gente seguía marchándose. Necesitamos, por tanto, gente que opte por vivir en los pueblos y tenga oportunidades de trabajo. Y dentro de la pedagogía que hablaba anteriormente hay que explicar a la gente que este reto demográfico, que lleva más de cien años entre nosotros, no se puede resolver en pocos años. Las políticas públicas están cambiando y deben cambiar más. Hay que favorecer esa creación de empleo e implantación de empresas.

Para finalizar, está trabajando usted en algún gran proyecto de legislatura?

El proyecto es global y transversal y afecta a todas las áreas y formas de ver el mundo rural y sus necesidades. Son muchos los retos que tenemos en una Diputación que en la anterior etapa sólo había puesto su foco en pocas acciones y descoordinadas entre sí. Es necesaria la mejora de la red de transporte; el apoyo y solución de los problemas de purines para el sector ganadero; mejorar la rentabilidad de las explotaciones; la cobertura, la digitalización y la fibra óptica en todos los municipios; la garantía de abastecimiento de agua; mejorar las carreteras; trabajar conjuntamente con la Generalitat a mejorar la política de vivienda y su acceso a la gente joven; mejorar la prestación de servicios sociales y también la reivindicación ante otras administraciones. Mi trabajo es que todas las áreas de la Diputación estén coordinadas y sean eficientes frente al reto demográfico. Hay muchos campos de mejora y de actuación y lo tenemos que hacer de manera coordinada con la Generalitat y siempre buscando el consenso con los municipios, a los que escuchamos activamente.

Comparte ...
Compartir en Facebook
Facebook
0Comentar esta noticia en Twitter
Twitter

No Respuestas to "Santi Pérez:" Se debería crear una fiscalidad rural para favorecer la implantación de empresas en el interior "."

    Escriba su comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.

    *